kontactology

Contaminación microbiana asociada a la manipulación inadecuada de lentes de contacto blandas

Microbial contamination associated with improper handling of soft contact lenses

POR: VIVIANA ROSA RANDAZZO¹, NORMA BASABE², DORIS RIVADENEIRA BUENO³ 
Citación:  Randazzo VR¹; Basabe NB²; Rivadeneira Bueno DE³. Contaminación microbiana asociada a la manipulación inadecuada de lentes de contacto blandas. Revista Kontactology. 2020; 2(1): 34-8. 

RESUMEN

La contaminación microbiana exógena de las lentes de contacto blandas, constituye un factor de riesgo de infección ocular dependiente de factores asociados fundamentalmente a conductas del usuario. El objetivo del presente estudio fue evidenciar la relación entre la manipulación inadecuada de las lentes de contacto, y su contaminación con microorganismos potencialmente patógenos. Se desarrollaron experiencias en laboratorios de la Universidad Nacional del Sur, Argentina, exponiendo lentes de contacto blandas (hilafilcon) a diferentes condiciones, entre ellas: manipulación en condiciones asépticas (A), manipulación con manos sin higienizar (B), contaminación con saliva humana ©, y lavado con agua de grifo (D). Una vez expuestas a las condiciones experimentales, las muestras se sembraron en medios de cultivo aptos para el crecimiento bacteriano patogénico para el ser humano, e incubadas a 37°C para posteriormente ser identificadas. Las lentes con manipulación aséptica no presentaron contaminación exógena, mientras que el resto de estas sometidas a otros tratamientos, evidenciaron un desarrollo significativo de microorganismos potencialmente patogénicos y asociados con infección ocular. Los resultados evidenciaron una asociación directa entre la manipulación inapropiada de las lentes de contacto blandas, la falta de higiene del usuario y el riesgo de contaminación microbiana. Palabras clave: lentes de contacto blandos, manipulación; contaminación microbiana; bacterias. 

ABASTRACT

Exogenous microbial contamination of soft contact lenses is a risk factor for eye infections and depends on multiple factors, mainly associated with user behaviors. The objective of the present study was to demonstrate the relationship between the inappropriate handling of contact lenses and their contamination with potentially pathogenic microorganisms. Different experiences were carried out in laboratories of the National University of the South, Argentina, exposing soft contact lenses (hilafilcon) to different treatments: handling under aseptic conditions (A), handling with unhygienic hands (B), contamination with human saliva (C) and washing with tap water (D). Once exposed to the different experimental conditions, the samples were seeded in culture media suitable for the growth of pathogenic bacteria for humans, incubated at 37 degrees Celsius and subsequently identified. Lenses handled in aseptic conditions did not show exogenous contamination. In contrast, the rest of the samples subjected to the different treatments showed a significant development of potentially pathogenic microorganisms associated with ocular infections. The results of the experience showed a direct association between the incorrect handling of soft contact lenses, the lack of hygiene of the user and the risk of microbial contamination. Keywordssoft contact lenseshandlingmicrobial contamination, bacteria.  

MATERIALES Y MÉTODOS ​

La investigación adoptó un diseño experimental sin la participación de pacientes, y las experiencias se desarrollaron en el gabinete de trabajo para cultivos microbiológicos del Laboratorio de Microbiología y Parasitología de la UNS, que cuenta con cabina de bioseguridad dotada de luz ultravioleta (UV).  

En el experimento se emplearon blisters de lentes de contacto blandas de hilafilcon, y para demostrar el riesgo de contaminación microbiana asociado al uso inadecuado de estos lentes, se expusieron 40 de estos elementos a condiciones experimentales variadas que posteriormente fueron separadas en cuatro grupos homogéneos de 10 muestras cada uno, a saber: Grupo A (control), manipulado con manos limpias y en condiciones asépticas; Grupo B, manipulado con las manos sin lavar; Grupo C, expuesto a saliva humana; y Grupo D, en el que los lentes fueron inmersos en 10 ml de agua de grifo. 

Todos los grupos fueron sembrados en placas de Petri con diferentes medios de cultivo comerciales (Britania), e incubados durante 48 horas a una temperatura constante de 37°C. Los medios de cultivo incluyeron Agar sangre base Columbia (AS), Agar chocolate suplementado (ACH), y Agar cisteína lactosa deficiente de electrolitos (CLDE). 

Para la recuperación de hongos, las muestras fueron sembradas en Agar Sabouraud (Britania), e incubadas durante 72 horas en estufa a 28°C; las colonias microbianas recuperadas se clasificaron macroscópicamente, y para cada caso, se contabilizó el número de bacterias viables por UFC (unidades formadoras de colonia). La identificación microscópica de bacterias aisladas se realizó mediante la coloración de Gram, clasificándolas en Gram positivas y Gram negativas. Para la tipificación microbiológica se utilizaron pruebas bioquímicas API Biomerieux, y se identificaron bacilos Gram negativos entéricos y no entéricos (API20E; API 20 NE), cocos Gram positivos (APIStaph, API 20Strep), y levaduras (API 20CAUX), determinando en cada grupo la frecuencia de microorganismos hallados, y correlacionándolos con los resultados obtenidos mediante las condiciones experimentales empleadas. 

La observación microscópica se realizó mediante un microscopio Leica DM500 (Leica Microsystems GmbH, Wetzlar, Alemania), y las imágenes se registraron mediante una cámara Leica ICC50 HD (Leica  Microsystems GmbH, Wetzlar, Alemania): finalmente, los resultados se analizaron con el programa EpiInfo™ versión 7.2.3.1 (CDC, Atlanta). 

RESULTADOS

Las muestras sembradas en condiciones asépticas (Grupo A) no evidenciaron proliferación de microorganismos (Fig 1A), mientras que la totalidad de cultivos correspondientes a los Grupos B, C y D, revelaron un crecimiento significativo de microorganismos (Figs.1B,1C,1D). 

En el Grupo B se comprobó que el 60% (6/10) de las lentes estaba contaminada con bacilos Gram negativos; 30% (3/10) con cocos Gram positivos: y 10% (1/10) con biota polimicrobiana; en el Grupo C, el 30% (3/10) de los aislamientos reveló bacilos Gram negativos; el 30 % (3/10) cocos Gram positivos; 30% (3/10) biota polimicrobiana; y 10% (1/10) hongos unicelulares; en el Grupo D, el 50% (5/10) de las lentes estaba contaminado con bacilos Gram negativos; 30% (3/10) con cocos Gram positivos; y 20% (2/10) con biota polimicrobiana, tal como registra el Gráfico 1, alusivo a la distribución de microorganismos por Grupo. 

Las Figuras 2A y 2B revelan la identificación microscópica mediante coloración Gram, correspondiente a microorganismos recuperados en los cultivos; las bacterias aisladas más frecuentes fueron los bacilos Gram negativos no fermentadores, identificados bioquímicamente como Pseudomona aeruginosa. Así mismo, en gran porcentaje de los cultivos se recuperaron cocos Gram positivos pertenecientes al género Staphylococcus sp. Las especies aisladas correspondieron a S. epidermidis y S.aureus, y con menor frecuencia se hallaron bacilos Gram negativos del grupo Enterobacterias: Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae, así como bacilos Gram positivos esporulados, mientras que entre los hongos recuperados, prevaleció la levadura Candida albicans. 

DISCUSIÓN

Numerosos estudios pares coinciden con los resultados del presente estudio, en cuanto a la asociación existente entre la manipulación incorrecta de las lentes de contacto y la proliferación de microorganismos contaminantes [3, 4, 5]. Al analizar los factores de riesgo, dichos estudios concuerdan en que el mal lavado de manos, reemplazo inadecuado del lente, contaminación del estuche, y mal uso de soluciones multipropósitos, representan factores determinantes de contaminación microbiana [6][7][8]. En tal sentido, el presente trabajo de investigación revela que los gérmenes aislados con mayor frecuencia fueron microorganismos ambientales y asociados a la biota humana [9, 10], todos potencialmente patógenos y potencialmente generadores de infecciones oculares graves como la queratitis microbiana [11, 12, 13]. 

Al respecto, Yung y cols [6], Szczotka-Flynn [8] y Thakur & Gaikwad [10], aislaron la Pseudomona aeruginosa en experimentos similares, como un bacilo Gram negativo que funge como contaminante exógeno frecuente con patogenicidad humana, de caracter oportunista, resistente a condiciones ambientales adversas, y asociado con infecciones graves como la queratitis microbiana [14, 15, 16]; su notoria persistencia ambiental obedece a su capacidad para conformar biofilms, como polímeros extracelulares que propician su adhesividad a superficies como las de los lentes de contacto, confiriéndole a la bacteria una gran capacidad de colonización y persistencia a largo plazo [17]. 

Por otro lado y coincidente con otros reportes, el experimento permitió recuperar cocos Gram positivos pertenecientes al género Staphylococcus sp., cuyas especies aisladas correspondieron a S. epidermidis y S.aureus, ambas pertenecientes a la microbiota humana cutánea y con alta patogenicidad, dada su capacidad de producir biofilms asociados a infecciones oculares [17]. 

Las lentes de contacto son una forma segura y eficaz de corrección refractiva empleadas por millones de usuarios a nivel mundial, cuya desatención de instrucciones y recomendaciones de cuidado y mantenimiento representa un alto riesgo para la salud de la superficie ocular y la visión. La atención de las normas de higiene, cuidado personal y lavado de manos como prácticas universales, representan medidas preventivas fundamentales para evitar la contaminación microbiana exógena, lo cual hace imperativo que los profesionales de la salud visual eduquen a los usuarios de lentes de contacto, acerca de estos aspectos para promover la salud ocular a largo plazo y la seguridad asociada con el uso de estos dispositivos médicos [19, 20].  

CONCLUSIONES

Los resultados de la experiencia confirmaron el impacto negativo de la exposición de las lentes de contacto a los factores controlados del estudio (saliva, agua, manos sin lavar), y ponen de manifiesto la importancia de las buenas prácticas de higiene para su conservación y preservación de la salud oculo visual. 

El uso inadecuado de las lentes y la desatención de los hábitos de higiene, se asociaron directa y significativamente con el riesgo de contaminación microbiana; en este contexto, resulta fundamental educar y concientizar a los usuarios de lentes de contacto mediante estrategias orales y escritas, acerca de la prevención, uso, mantenimiento y reemplazo de sus lentes, mediante la socialización y comunicación amplia y suficiente de la evidencia científica, que permita alentar dichos hábitos saludables para prevenir futuras complicaciones de superficie ocular. 

ASPECTOS ÉTICO-LEGALES Y AGRADECIMIENTOS

Los autores declaran no tener conflictos de intereses respecto del presente trabajo, y extienden sus agradecimientos a la Universidad Nacional del Sur, Argentina, por la financiación para realizar las investigaciones. 

REFERENCIAS

  1. Philip B. Morgan, et al. Prescripción de lentes de contacto internacionales, En: 2020, Contact Lens Spectrum. [online]. Disponible en: https://Www.Clspectrum.Com/Issues/2021/January-2021/International-Contact-Lens-Prescribing-In-2020. 
  2. Wu YT, Carnt N, Stapleton F. Contact lens user profile, attitudes and level of compliance to lens care. Cont Lens Anterior Eye. 2010; 33:183-88. 
  3.  Batlle Ferrando S, Marín Martínez S, Boniquet S, Sabater N. Complications associated with the use of soft contact lenses Semergen. 2020; 46(3):208-13. 
  4. Tzu-Ying Y, Willcox M, Zhu H, Stapleton F. Contact lens hygiene compliance and lens case contamination: A review. Contact Lens and Anterior Eye. 2015; 12(4):25-66. 
  5. Nicola F. Queratitis infecciosa no viral: factores predisponentes, agentes etiológicos y diagnóstico de laboratorio. Rev.Arg.Microbiol. 2005; 37(4):229-39. 
  6.  Yung MS, Boost M, Cho P, Yap M. Microbial contamination of contact lenses and lens care accessories of soft contact lens wearers (university students) in Hong Kong. Ophthalmic.Physiol.Opt. 2007; 27(1):11-21. 
  7. Fleiszig SMJ, Kroken AR, Nieto V, Grosser MR, Wan SJ, Metruccio MME, Evans DJ. Contact lens-related corneal infection: Intrinsic resistance and its compromise. Prog.Retin.Eye.Res. 2020; 76:100804.  
  8. Szczotka Flynn LB, Pearlman E, Ghannoum M. Microbial contamination of contact lenses, lens care solutions, and their accessories: a literature review. Eye Contact Lens. 2010; 36(2):116-29. 
  9. Feliciano León MF, Rodríguez MF, Mayorga MT. Depósitos en lente de contacto blando contaminado por Serratia marcescens. Cienc.Tecnol.Salud.Vis.Ocul. 2020; (2):11-9. 
  10. Thakur DV, Gaikwad UN. Microbial contamination of soft contact lenses & accessories in asymptomatic contact lens users. Indian.J.Med.Res. 2014; 140(2):307-9. 
  11. Rodríguez D, López SM, Martín Y, Pérez EC, Castro K, Sánchez L. Úlceras corneales en usuarios de lentes de contacto. Revista Cubana de Oftalmología. 2015; 28(2):220-27.  
  12. Dart JK, Radford CF, Minassian D, Verma S, Stapleton F. Risk factors for microbial keratitis with contemporary contact lenses: a case-control study. Ophthalmology. 2008; 115(10):1647-1654  
  13. Morgan PB, Efron N, Hill EA, Raynor MK, Whiting MA, Tullo AB. Incidence of keratitis of varying severity among contact lens wearers. Brit.J.Ophthalmol. 2005; 89:430-36. 
  14. Delgado E, Durán P, Neira O, Veloza C. Queratitis por Pseudomonas aeruginosa asociada al uso de lentes de contacto de hidrogel de siliciona de última generación: Reporte de un caso. Rev.Chil.Infect. 2008; 25(4):295-300. 
  15. Spagnolo AM, Sartini M, Cristina ML. Pseudomonas aeruginosa in the healthcare facility setting. Reviews in Medical Microbiology. 2021; 3(32):169-75. 
  16.  Maurice NM, Bedi B, Sadikot RT. Pseudomonas aeruginosa biofilms: host response and clinical implications in lung infections. Am.J.Respir.Cell.Mol.Biol. 2018; 58(4):428-39.  
  17. Mann EE, Wozniak DJ.Pseudomonas biofilm matrix composition and niche biology. FEMS Microbiol.Rev. 2012; 36:893-916. 
  18. Heidari H, Hadadi M, Sedigh Ebrahim-Saraie H, Mirzaei A, Taji A, Hosseini SR, Motamedifar M. Characterization of virulence factors, antimicrobial resistance patterns and biofilm formation of Pseudomonas aeruginosa and Staphylococcus spp. strains isolated from corneal infection. J.Fr .Ophtalmol. 2018; 41:823-29.  
  19. Morales, CA. Cumplimiento en lentes de contacto en Latinoamérica: un desafío educativo, no x cultural. Cienc.Tecnol.Sal.Vis.Ocul. 2015; 13(2):113-25. 
  20. Donshik PC, Ehlers WH, Anderson LD, Suchecki JK. Strategies to better engage, educate, and empower patient compliance and safe lens wear: compliance: what we know, what we do not know, and what we need to know. Eye Contact Lens. 2007; 33(6 Pt 2):430-34.  

                ¹ Doctora en Bioquímica, Especialista en Bioquímica Clínica, Área Parasitología. Universidad Nacional del Sur, Argentina Especialista en
Microbiología Clínica. Docente en la Lic. en Óptica y Contactología. Cátedra de Microbiología y Parasitología Departamento deBiología,
Bioquímica y Farmacia en la Universidad Nacional del Sur (UNS).
                 ²  Bioquímica, Especialista en Bioquímica Clínica, Área Parasitología. Universidad Nacional del Sur, Argentina. Docente en la Lic. en Óptica y
Contactología. Cátedra de Microbiología y Parasitología Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia en la Universidad Nacional
del Sur (UNS).

                 ³ Optómetra. Universidad de la Salle, Colombia. Título convalidado en Argentina a Contactóloga. Miembro de IACLE. Docente en la Lic. en Óptica y
Contactología. Departamento de Física en la Universidad Nacional del Sur (UNS). Coordinadora del programa de prevención y
promoción de la salud visual #AVerqueves UNS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *